Pan de trigo sarraceno y chía

¡Hola!

¿Cómo van los días?.  Por aquí compartiendo esta vez como preparé este pan de trigo sarraceno y chía, es un pan que no tiene gluten, hoy en día cada vez hay más interés por comer alimentos nuevos que nos aporten nutrientes y beneficios para nuestra salud, así como también más necesidad de alimentos que no contengan gluten ni químicos.

Siempre que encontremos la manera de dedicarnos un poco de cariño con nuestros alimentos, el cuerpo lo agradece, no es cuestión de excesos ni de exageraciones a la hora de alimentarnos, es simplemente encontrar el equilibrio con todo lo que comemos y cómo lo comemos.

Este pan es 100% casero, esta crujiente por fuera y muy suave por dentro, acabo de subir un video a mi cuenta de instagram @paolaz3012 cortando una rebanada y se puede oir el crujiente de fuera -eso le aporta un plus al pan ¿a que si?- , al ser 100% de trigo sarraceno tiene un sabor integral bastante intenso lo cual a los amantes de los alimentos integrales les encantará, a los no tan amantes es solo cuestión de saber combinarlo con los acompañamientos que más nos gusten, aquí en el blog puedes encontrar algunas mermeladas o mantequillas vegetales que le vienen de maravilla junto con una café, una taza de té o un vaso de leche vegetal.

Deseo que lo disfruten tanto como yo, por aquí les dejo algunos de los beneficios de este pan:

  • El trigo sarraceno es muy recomendado para personas con obesidad, diabetes, y sobre todo en personas que padecen problemas cardiovasculares gracias a los flavonoides que contiene, controlando los niveles de presión arterial y proporcionando una disminución de los niveles de colesterol en sangre.  No contiene gluten con lo cual es un cereal apto para celiacos o personas intolerantes, rico en vitaminas, minerales y proteínas vegetales.
  • La chía por su parte es denominada como un “superalimento”, ya que es una fuente de fibra, antioxidantes, calcio, proteínas vegetales, ácidos grasos (Omega 3) siendo este último las grasas que los expertos en salud nos recomiendan consumir para mantener un equilibrio en nuestro organismo.

IMG_2508

Características

  • Sin gluten
  • Sin colorantes ni conservantes
  • Sin azúcares ni harinas refinadas
  • Rico en proteínas vegetales
  • Vegano
  • 100% casero

¿Qué uso?

  • 300 g de harina de trigo sarraceno
  • 1 cdta de sal rosa del himalaya
  • 120 ml AOVE (aceite de oliva virgen extra)
  • 2 cdas de bicarbonato de sodio
  • 3 cdas de chia
  • 300 ml de agua potable
  • 5 cdas de stevia líquida casera

¿Cómo hago?

  • El día anterior a preparar el pan colocar las 3 cdas de semillas de chía en remojo con los 300 ml de agua potable.  Este paso es indispensable para que se cree un gel bastante espeso y ayude a que el pan quede crujiente por fuera y suave por dentro (deben ser 12 horas de reposo)
  • Al día siguiente en un bol mediano agregar la harina junto con la sal, el bicarbonato de sodio y remover hasta integrar bien (recomiendo agregar primero la sal y luego el bicarbonato)
  • Agregar las semillas de chía remojadas junto con el gel que se formó
  • Comenzar a mezclar con una varilla o con las manos, cuando se este empezando a formar un pasta agregar el endulzante y seguir mezclando hasta obtener una masa suave sin grumos y pegajosa
  • Cuando comience a despegarse del bol pero aún se quede pegada en la mano agregar entre 5o y 60 ml de AOVE y seguir amasando por 3 minutos más
  • Finalmente agregar el resto del AOVE, seguir amasando por 5 minutos más, hasta que la masa este brillante, suave, sin grumos y poco pegajosa
  • Dejar reposar la masa por 1 hora.  Recomiendo tapar el bol con un paño de cocina y colocarlo sobre una olla con agua muy caliente
  • Con la ayuda de una servilleta, engrasar el molde.  No es necesario usar demasiado AOVE con unas cuantas gotas es suficiente
  • Pre-calentar el horno a 180 ºC unos 15 minutos antes de meter el pan
  • Pasada la hora del reposo agregar la mezcla a un molde rectangular pequeño de unos 20 cm de largo
  • Llevar al horno por 50 minutos aproximadamente a 200 ºC
  • Verificar con un palillo el punto perfecto del pan, si sale algo húmedo dejar cocinar un poco más bajando la temperatura a 160 ºC aproximadamente
  • Dejar reposar en el horno por 20 minutos antes de desmoldar

Y el paso a paso aquí:

image2image3image4image5IMG_2481image6  image7image8image9image11image10image12

Si no tienes stevia líquida casera puedes animarte a tenerla en casa dándole un vistazo a este artículo, si quieres utilizar el endulzante que más te guste o que tengas a mano y es en polvo o granulado lo puedes mezclar al inicio junto con la harina.  Si no tienes AOVE puedes usar aceite de coco o el aceite que más te guste.  Si no tienes sal rosa del himalaya puedes usar la que tengas a mano.  Recomiendo guardarlo en una bolsa plástica fuera de la nevera si vas a consumirlo en los 4 días próximos, si crees que no lo usarás en este tiempo puedes picarlo en porciones individuales guardarlos en una bolsa plástica y meterlos al congelador, al momento de comer solo sacar de la nevera y tostar.

Conciencia y coherencia con lo que hacemos y lo que queremos
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s